Avisar de contenido inadecuado

Una historia zen, para ti.

{
}

Una historia zen, para ti.

El regalo de insultos

Vivió una vez un gran guerrero. Aunque muy viejo, aún era capaz de
vencer a cualquier contrincante. Su reputación se extendió
ampliamente y muchos estudiantes se juntaron para aprender con él.
Un día, un infame joven guerrero llegó al pueblo. Estaba decidido a
ser el primer hombre que venciera al gran maestro. Además de su
fuerza, tenía una habilidad asombrosa para encontrar y explotar
cualquier debilidad en un oponente. Esperaría que su oponente hiciera
el primer movimiento, y así revelara una debilidad, y entonces
atacaría con despiadada fuerza y velocidad de rayo. Nadie había
durado con él en un encuentro más alla de su primer movimiento.
En contra de los consejos de sus preocupados estudiantes, el viejo
maestro aceptó gustoso el reto del joven guerrero. Cuando ambos
estaban listos para la batalla, el joven guerrero empezó a dirigirle
insultos al viejo maestro. Tiró tierra y escupió en su cara. Por
horas lo agredió verbalmente con todas las maldiciones e insultos
conocidas por la humanidad. Pero el viejo guerrero simplemente se
mantuvo en pie inmóvil y calmo. Finalmente el joven guerrero se
agotó. Reconociendo que estaba vencido se alejó sintiéndose
avergonzado.
De alguna manera desilusionados de que el maestro no hubiera peleado
con el insolente joven, sus alumnos lo rodearon y le
preguntaron. "¿Cómo pudo soportar semejante vileza? ¿Cómo hizo para
ahuyentarlo?
"Si alguien viene a ti con un regalo y no lo recibes, replicó el
maestro, "¿a quién pertenece ese regalo?"

{
}
{
}

Comentarios Una historia zen, para ti.

A veces, perdemos los estribos con una facilidad pasmosa, otras veces nos dejamos pisotear sin protestar lo más mínimo. Bueno, yo solo soy pirata, mis mejores viajes son los que hago de corazón a corazón y hoy he viajado contigo a través de ese invento llamado teléfono. Me gusta hablar contigo aunque hoy me he sentido impotente porque la rabia se apoderaba de mi al oir tu llanto al otro lado de la linea. Sé que no he estado a la altura y no tengo excusa, sé que no tengo ninguna obligación hacia ti pero hoy me he enredado con las emociones y no he podido atravesarlas, como otras veces. Pero lo prometido es deuda y ahora, más centrado en mi te dejo esta historia, que es para ti. No digo que hagas lo que hace ese guerrero pero al menos tenlo presente.
Un abrazo
corso Corso 30/10/2008 a las 23:26
wow... es tan cierto, creo que alguna vez hize mucho mal a alguien sin razon alguna y en un momento me di cuenta de que era absurdo y ahora me siento orgullosa al ver a esa persona alta, defendiendose  y sin rendirse.
sin duda es una gran aprendizaje...
por cierto gracias por tu bienvenida, me encantaria que un dia de estos pasaras a visitar mi blog...
suerte querido corso
G I M N O S
yo no entiendo el post......lo siento corsito...que alguien me lo explique..........
Muy bueno, Corso, no existe regalo mientras no hay aceptación del mismo.
Pero tú me has hecho un regalo con este relato.
Lo he copiado, porque en mis conferencias me va a valer, aunque retocaré algo.
Un fuerte abrazo.
Esto me recuerda a una historia muy fuerte, pero muy aleccionadora... me has hecho reflexionar mucho, Corsito!
Un beso, gracias por la enseñanza.
Hola Corso.
Historias Zen.
Guardan una gran sabiduria.
Cuando uno es joven cree saberlo todo. Cuando te haces mayor empiezas a comprender y si no te identificas con el ego es facil ver la solución.
Un abrazo
lerna Lerna 31/10/2008 a las 08:43
Que bueno corso me ha gustado mucho.

Un abrazo
Buena historia y gran enseñanza, lo difícil creo es llevarla a la practica, pero vamos todo es ponerse.

Besos corso.
luzdeluna Luz 31/10/2008 a las 15:15



YO , ME APUNTO...CON INQUISIDOR..UMMMM..UMMMM.

MIL BESOS CORSO.

!! UNA HISTORIA PRECIOSA!!
Capitán!!!! estoy con lapicero en mano, ya que soy muy proclible a olvidar esto lo apuntaré en un lugar siempre visible para así tenerlo dando vueltas en mi cabeza.
muy buena entrada, para hacernos meditar!!
GRACIAS!!
Gran historia pirata !!! Creo que los años te enseñan a recibir los regalos que quieres, y aquellos que no quieres... Que se los lleven.
Tambien asi te dan el temple de socegarte ante las dificultades... el famoso  Acampar hasta que aclare !!!
 Te mando un gran beso y que tengas un muy buen FINDE !

la historia me parecio,buena, pero no opino porque cro que este post esta dirijido hacia alguien en particular. beso.
evalaprimermujer 31/10/2008 a las 21:40


brujas unidas ¡¡ jamás serán vencidas¡¡¡¡¡
Una historia muy sabia, para meditar y reflexionar, asi es cada dia en la vida, afrontar nuestras emociones, sentimientos y expresiones, cuidate con cariño juana.
juana07 juana 01/11/2008 a las 15:35
Muy buena historia corso, y gran maestro, lo necesario es tener paciencia y saber mantenerse en la situacion. Un abrazo
P.D. No se a quien va dirigid@, pero dudo mucho que no estuvieses a la altura
 CORSO PIRATA DEL CARIBE  DE LOS MARES
ME ENCANTO  LA HISTORIA AVECES ESTAMOS AHI DISPUESTOS A ENTREGAR EL ALMA  A RECIBIR UN BESO
 UNA CONVERSACION QUE CAMBIE NUESTRA EXISTENCIA SOLITARIA
 NOS DESTROZAN Y NOS DE VUELVEN EL ALMA EN UN INSTANTE NO SE QUE HACER PARA VOLVER A TENER LO QUE RECHACE EN UN DIA DIFICIL DE OLVIDAR
Y DE NO HABER RECIBIDO EN LA MAS LINDA ROSA  LAS MAS TRISTES DE LAS MENTIRAS  UN BESO  SIGUE ROBANDO SUS PIROS O PIDIENDO LOS PRESTADO CUANDO MIS OJOS VEN TUS ESCRITOS ..

 AVECES ES MAS IMPORTANTE ESTAR PRESENTE QUE DECIR LA PALABRA JUSTA  AVECES ES PREFERIBLE OIR Y  CALLAR ENTREGAR UN ABRAZO  Y SONREIR  QUE DESPUES DE LA TORMENTA VIENE LA CALMA .
Un millón de gracias a tod@s.
Os quiere
Corso
Y a ti, que sé que estás ahí, al otro lado, un gran abrazo de tu amigo.
corso Corso 01/11/2008 a las 21:02
Menuda frase!!! la de:  "Si alguien viene a ti con un regalo y no lo recibes, replicó el
maestro, "¿a quién pertenece ese regalo?"


SW 02/11/2008 a las 03:13
Hubiera sido un gran marino este viejo samurai.
Saludos Marinos

Deja tu comentario Una historia zen, para ti.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.